8-11 Mayo 2019 Valladolid

Conoce Valladolid

LA CIUDAD AMIGA DE LA ABOGACÍA

Valladolid será la sede del XII Congreso Nacional de la Abogacía 2019. Durante tres días, del 8 al 11 de mayo, la ciudad castellana acogerá más de 120 ponencias, conferencias plenarias, talleres y sesiones que desarrollarán seis áreas temáticas en la Feria de Valladolid en Huerta del Rey, sede del Congreso.

La Feria de Valladolid se ha convertido en un lugar de referencia para la realización de eventos tras más de 53 años de etapa ferial, ininterrumpida, en la que se han sucedido certámenes y eventos de toda índole y cuyo origen puede situarse en aquella primera feria regional de Muestras de 1965.

El Centro de Congresos de Feria de Valladolid es un complejo arquitectónico moderno y equipado con todos los servicios necesarios para la gestión de un evento de tal magnitud y que acogerá a más de 2.500 abogados.

Setenta expositores, 10.000 metros cuadrados de sede y 3.000 metros cuadrados de Feria Tecnológica que estarán al servicio de los congresistas que acudan entre el 9 y el 11 de mayo a Valladolid.

 

COMIDA DE VANGUARDIA Y CON TOQUE TRADICIONAL

Valladolid dispone de una cocina de vanguardia con un toque tradicional que hace de la capital pucelana un lugar perfecto para disfrutar de los manjares de la zona, que pueden ser acompañados de magníficos vinos de grandes Denominaciones de Origen como Rueda, Ribera del Duero, Toro, Cigales o Vinos de la Tierra de Castilla y León.

El lechazo
Un plato que permite saborear el cordero lechal asado en el horno, seña de identidad de la gastronomía vallisoletana. Los visitantes de la ciudad podrán degustar una carne blanca y tierna, ya que los corderos que se sirven tienen menos de un mes de vida y solamente se han alimentado con la leche de sus madres.

Pan de Valladolid
Este alimento cuenta con el reconocimiento de la Marca de Garantía establecida desde 2004. Destaca por el uso de planos de harina candeal, panes blancos de miga prieta, con poca humedad que pueden adoptar distintas formas, incluyendo en su superficie decoraciones o greñados. Son un excelente acompañante para platos con salsa o jugos de cocción.

Patatas a la importancia
Se trata de un conocido plato castellano que consiste en freír patatas cortadas en rodajas enharinadas y rebozadas en huevo. Para ello, en una cazuela se rehogan dos dientes de ajo junto a una cebolla picada. Se pocha durante cinco minutos y, a continuación, se añade un vaso de vino blanco y otro de caldo. Tras cinco minutos se incorporan las patatas y se cocina unos quince minutos hasta que están en su punto.

Sopa de ajo
El frío clima de la ciudad de Valladolid, convierte a este caldo en un habitual del repertorio gastronómico. La clásica sopa de ajo o sopa castellana, se elabora con migas de pan, pimentón y caldo. Además, se suele cuajar un huevo con el calor remanente y se puede completar con un poco de jamón.

Mantecados de Portillo y Zapatillas
Finalmente, el dulce no puede faltar. Muy conocidos son los mantecados de Portillo, también conocidos como “Zapatillas”. Se trata de unos dulces propios de Portillo, un municipio de la provincia de Valladolid, que se consumen especialmente en época navideña y durante la Semana Santa. Como todo buen mantecado, se encuentran amasados con manteca de cerdo y recubiertos de una glasa dulce.

 

DE TAPAS POR VALLADOLID

La cultura del tapeo en Valladolid está a la altura de sus reconocidísimos vinos. Con razón, la ciudad se convierte cada mes de noviembre en capital nacional de la gastronomía como sede del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, considerado el mayor showcooking en vivo del país.

A lo largo de su historia, chefs condecorados con Estrella Michelín han reconocido como Mejor Tapa de España los pinchos Lechazo Taj Mahal (se sirve en el restaurante Don Bacalao, en la plaza de las Brígidas), Bocata de calamares envuelto en obulato y Tigretostón (ambos de Los Zagales, en la calle Pasión que sale de la Plaza Mayor), y con la plata al ceviche de sardinas, alga kombu y ajo negro (lo encontrarás en Villaparamesa, en la calle Calixto Fernández de la Torre, también a un paso de la Casa Consistorial) y Copa y puro (Los Zagales).

Todos estos locales se encuentran en pleno centro de la ciudad, donde encontrarás varias zonas de tapeo en los alrededores de las plazas Martí y Monsó, Portugalete, Universidad o San Martín.

Puedes moverte de una a otra a pie y disfrutar de un maridaje entre gastronomía, vinos de las cinco denominaciones de origen que confluyen en la provincia y patrimonio, pues estas zonas de tapeo se encuentran en pleno casco histórico de Valladolid.

A ellas se suma el rehabilitado Mercado del Val, un monumento del siglo XIX que ahora combina los puestos de un mercado tradicional con gastrobares y animación durante los fines de semana, además de catas, que lo han convertido en referente ineludible en cualquier ruta de tapas por Valladolid.

PASEOS POR LA CIUDAD

Si de algo puede presumir Valladolid es de tener una nutrida oferta de paseos, tanto por parajes naturales como rutas para conocer sus bellos monumentos y edificios. Así, entre los primeros destaca el Canal del Duero, construido en el siglo XIX con el objetivo de abastecer a la población, o el Campo Grande de Valladolid, un parque público en el centro de la ciudad de forma triangular que se creó en 1787. A lo largo de su superficie se pueden ver palomas, faisanes y pavos reales.

También destaca en este sentido La Rosaleda, un parque cerca del río Pisuerga que cuenta con numerosos rosales y el Parque Ribera de Castilla, uno de los más grandes de Valladolid con un estanque, fuentes y áreas para niños, que también cuenta con zona habilitada para la pesca y embarcaderos.

Y, aunque parezca mentira, Valladolid también tiene playa, concretamente la Playa de las Moreras, en los orillas del río Pisuerga, que fue creada en 1951.

En cuanto a los principales atractivos arquitectónicos de la ciudad, es indispensable conocer su Plaza Mayor, situada en el centro de la ciudad y una de las más grandes de España. En el centro de la plaza se encuentra la estatua del repoblador de Valladolid, el conde Pedro Ansúrez realizada en 1903 por Aurelio Rodríguez-Vicente.

No menos importante es la Plaza de Zorrilla, en la que se unen las calles más importantes de Valladolid: el Paseo Zorrilla, la Calle de Santiago, la calle Miguel Iscar, la Acera de Recoletos y la calle María de Molina.

El Palacio Real de Valladolid fue residencia oficial de los Reyes cuando Valladolid fue Corte, y en él nació el que sería rey Felipe IV. Actualmente es la sede de la IV Subinspección General del Ejército de Tierra.

Otro lugar ilustre es el Palacio de Pimentel, también lugar de nacimiento de otro de los reyes españoles, Felipe II, y actualmente sede de la Diputación Provincial de Valladolid.

La capital castellana también cuenta con una nutrida selección de arquitectura religiosa, como la Iglesia de San Pablo, uno de los edificios más representativos de la ciudad, que se encuentra en la plaza de San Pablo y fue construida entre 1445 y 1616. Pertenece a la orden de los dominicos y en ella fueron bautizados los Reyes Felipe IV y Felipe II.

Imprescindible también es conocer la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Valladolid, un impresionante templo sede de la Archidiócesis de Valladolid, construida en el siglo XVI y diseñada por el arquitecto Juan de Herrera. 

La Iglesia de Santa María La Antigua también merece una visita. Creada en el siglo XII, cuenta con una torre gótica y el resto del edificio de estilo gótico y neogótico.

Por su parte, la Iglesia del monasterio de San Benito el Real, perteneciente a la orden benedictina, es uno de los templos más antiguos de Valladolid. De estilo gótico fue diseñada en 1569 por Rodrigo Gil de Hontañón.

Finalmente, destacamos dos templos más: el Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, monasterio de monjas de la Congregación de Monjas Cistercienses de San Bernardo, construido a finales del siglo XVIII, que alberga tres lienzos de Goya, los únicos cuadros del pintor que se conservan en Castilla y León; y el Convento de las Descalzas Reales, una obra clasicista de principios del siglo XVII que desde 1974 es Monumento Nacional.

MUSEOS

También cuenta Valladolid con una oferta muy interesante de museos de diferente índole, de los que aquí mencionamos solo unos pocos, que servirán para conocer mejor aún la ciudad.

Destaca el a que alberga esculturas desde la Baja Edad Media hasta inicios del S. XIX. De hecho, es la colección escultórica española más importante de la Península y una de las más destacadas europeas de este ámbito temático.

Siguiendo con el arte, destaca el Museo de Valladolid, que contiene dos tipos de colecciones: arqueológica, dividida en 10 salas, y Bellas Artes, en 8. La sección de Arqueología muestra piezas de la provincia vallisoletana desde el Paleolítico hasta la Edad Media. En la sección de Bellas Artes se ofrecen pinturas de los siglos XV y XVI.

También es imprescindible una visita al Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español. En éste se que exponen obras de estilo contemporáneo procedentes de colecciones privadas que abarcan desde 1918 hasta la actualidad.

Y como curiosidad, no está de más visitar el Museo Oriental, que alberga piezas procedentes de China, Filipinas y Japón, y está considerado una de las más grandes colecciones de arte oriental de Europa.

Además, en Valladolid se pueden visitar dos casas convertidas en museo: la Casa de Cervantes, donde residió el escritor más universal de las letras españolas en 1605, y la Casa de José Zorrilla, residencia del poeta español nacido en la ciudad, adquirida por el Ayuntamiento en 1917.

Finalmente, cabe mencionar el Museo de la Ciencia de Valladolid, proyecto de Rafael Moneo y Enrique de Teresa, que se ha convertido en uno de los símbolos de modernidad arquitectónica de la ciudad.